PALABRAS DE D.ANTONIO EN SU ORDENACIÓN EPISCOPAL

Iglesia en Aragón - 29/01/2017- Teruel

Soy Antonio, vuestro obispo.

Y cuando digo “vuestro” es porque os pertenezco en cuerpo y alma, y este anillo será la memoria diaria de esta entrega. Mi esfuerzo está ya puesto en amaros, porque sólo por este medio podemos trasmitir la presencia de Cristo en medio de nuestras vidas. “Mirad cómo se aman” era el comentario de los vecinos de los primeros cristianos. ¿De qué nos sirve hablar y hablar si a nuestra vida le falta ese soplo del Espíritu que mantiene el empeño de nuestra fe y de nuestra caridad, que hace mover los corazones y las montañas?

Una tarde del año 1978, reunido con los Educadores del Junior de la Acción Católica, en los locales de la Catedral de Palencia, estuvimos haciendo un Estudio de Evangelio sobre el texto del “Camino de Emaús” [Lc 24, 13-35]. Quedamos impresionados por la pedagogía de Jesús, de tal manera que este relato del evangelista Lucas no sólo ha conformado mi vida pastoral, sino sobre todo mi vida personal. Creo que es la “Catequesis Pastoral del siglo XXI”. Primero porque la situación de los dos discípulos que volvían a Emaús era de desconcierto, tristeza y huida hacia adelante. En nuestra sociedad, que aparentemente ha sido religiosa, muchos están también de vuelta y otros añoran los tiempos de los milagros, el profetismo, las grandes predicaciones y las masas que se agolpaban alrededor de aquel Maestro o de sus cercanos, pensando más en el poder o en la liberación de su pueblo, que en la revolución de la misericordia.

En este desconcierto del quien no sabe ver en profundidad, porque no tiene ya ilusiones porque ha matado la esperanza, y sobre todo porque habían puestos sus ojos y su corazón en sus propios proyectos, [Lc 24, 21] surge el camino de huida: volvamos a la aldea del olvido y de la relajación, se dijeron, pues todo lo que vimos, oímos y palpamos se ha quedado en nada para nosotros. Todo fue una experiencia estéril. Cuantas veces, los que me conocéis, me habéis oído hablar de “las carambolas de Dios”. Como los de Emaús, cuando tú has decidido tomar un rumbo, el empuje del Espíritu, como un fuerte e inesperado empuje de una bola de billar te lleva hacia un lado inesperado. Esto nos pasa a muchos y también a la Iglesia.

Jesús, el Cristo, el que busca la oveja perdida, el buen samaritano del camino, el que abre sus brazos y su corazón a aquel que se siente cansado o agobiado, se hace presente entre ellos con la simplicidad y la humildad de un peregrino más. Esta naturalidad y sencillez me conmueven las entrañas. Y se interesa por ellos y les pregunta sobre su sinsentido, sobre las razones de su huida, sobre su búsqueda frustrada… Todos los deseos de su corazón se habían convertido en cenizas. Pues bien, muchos de nosotros y de nuestras gentes estamos también rotos por la ansiedad, el dolor o el sinsentido, y olvidamos muy a menudo, quizás porque no hacemos hincapié en ello, que “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro  tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo.”  [GS 1]

Los caminos de huida son complejos y demasiado centrados en nosotros mismos, son caminos que tienden a la oscuridad. Personalmente, siempre hacemos demasiados proyectos para uno mismo, yo soy el centro y lo demás me rodean. En mi “estado del wasap” tengo una frase que también tenía sobre mi mesa de trabajo, cuando no existían estos artilugios, que dice: “Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes de futuro”. El misterio del martirio de Jesús, el profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo [Lc 24,19] desbordó a Cleofás y a su compañero, ese desconocido que somos cada uno de nosotros. La palma del martirio, es lo primero que he superpuesto en mi sello episcopal, es el culmen del seguimiento a la voluntad de Dios. Cuando participé en el rodaje de la película “Un Dios Prohibido”, de Pablo Moreno, sobre los mártires claretianos de Barbastro, comencé a comprender un poco qué es y qué supone vitalmente el martirio. Olvidarse de sí mismo para entregar la vida sólo por amor. Cuando a nuestro beato Anselmo Polanco las personas razonables le insistían en que esperase en su pueblo palentino y no volviera a Teruel hasta que pasara la contienda, fue su madre quien le recordó las Escrituras, quizás sin saberlo: “Hijo, donde está el rebaño tiene que estar el Pastor”. Últimamente los mártires me cobijan el corazón. El beato Juan María de la Cruz, también mártir, llevó a mi padre a la escuela apostólica del “Crucifijo” de los PP Reparadores-Dehonianos, en Puente la Reina, donde estuvo desde el año 1932 a 1936. Esta presencia más real de los mártires en mi vida y también pensado en los casi 80 mártires de estas tierras turolenses, algunos de ellos ya beatificados, me hizo elegir la fecha del día de hoy para mi ordenación. Día de la joven mártir santa Inés, hermana de leche de Santa Emerenciana, nuestra patrona, que celebramos litúrgicamente el lunes.        
Jesús, el peregrino de la luz, después de escuchar a los desorientados caminantes, después de hacerles caer en sus propias contradicciones, después de descubrirles sus oscuridades o cegueras, les desgrana la Palabra de Dios, que es historia de Salvación de Aquel que nos ama y nos espera contra toda esperanza. Es el Buen Pastor que con su cayado nos conduce y guía. Cuando tracé el esbozo del báculo tras la palma martirial, pensé en la gran responsabilidad del episcopado y en la pequeñez del que lo recibe. Durante los días de retiro en la Trapa al comenzar el año, leí en san Gregorio Magno, en su Regla Pastoral, que quien accede al episcopado no es sino buscando decididamente la Santidad. (Touché!) En la línea de la pedagogía de Cristo en el camino de Emaús, insiste san Gregorio en su Regla, en el trato personalizado del Pastor, así como Dios nos trata a cada uno de nosotros, con magnanimidad. Soy consciente que es toda una cura de humildad y una nueva configuración para los que accedemos a este ministerio.

En el camino de la vida el Señor nos va desgranando su Palabra para iluminar cada acontecimiento, para responder de una manera efectiva a las preguntas que nos inquietan, para dar sentido al dolor y a la muerte que nos circunda. Nuestras cegueras sólo se pueden iluminar con su Palabra, hasta que llegue la noche, los momentos de más oscuridad. Entonces necesitamos el alimento y la iluminación interior. ¡Quédate con nosotros! La acogida de Cristo en nuestra casa, es el momento de la contemplación y por qué no, de la mística. ¡Tengo deseos y quizás atrevimiento para reivindicar este momento! No me canso de repetirlo, todos, aunque sea en unos breves segundos hemos sentido y palpado la ternura de Dios en nuestras vidas agotadas y hemos sido fortalecidos para emprender el camino de vuelta. El pan de mi sello episcopal está partido, no podía ser de otro modo, es pan de Eucaristía, es cuerpo de Cristo entregado y reconocido en el alimento de salvación y, no lo olvidemos, es el esfuerzo y el trabajo de los hombres, de la humanidad. Sólo con un espíritu contemplativo podemos comprender el misterio de la Eucaristía. Amigos del MIDADE, recordáis cuando en la Asamblea Internacional de 1994 os hable y dialogamos sobre la necesidad de ser “Contemplativos en la Acción”. Fue el jesuita Jerónimo Nadal (1507-1580) quien tuvo el acierto de emplear esta expresión refiriéndose a S. Ignacio de Loyola. El éxito de esta expresión indica que bajo tal formulación subyace la intuición, compartida por todos, de un anhelo común pero muy difícil de alcanzar: Dios y el amor al prójimo. No es sino la prolongación del amor de Cristo que se entrega al Padre y a sus hermanos. Y se entrega en esta Pan, que es sus cuerpo, alimento para que tú te entregues.

He querido sellar este pan con una estrella, (como sello de autenticidad del panadero) para explicar de qué estoy hablando. María, la contemplativa, la estrella de la mañana, la de Belén (que es casa del Pan) que también sois vosotros tierra de Teruel. Aquellos discípulos hicieron de noche el camino de vuelta, en la noche que tanto miedo les causaba. Pero ya había una esperanza cierta, sabían que volvían a casa, la Iglesia congregada que también había descubierto la esperanza del resucitado.

La Iglesia aquel espacio de acogida y de encuentro, aquel grupo de personas que también les ardía el corazón por la presencia de Cristo en sus vidas, en torno a María, madre de la Iglesia, aquellos que tan solo unos días después saldrían por todos los rincones del mundo a propagar la buena noticia, sin ningún bagaje, sin ningún medio, peregrinos pobres con una esperanza cierta. Más de algún joven ha vuelto a la iglesia por el ejemplo y testimonio de otros. Porque la certeza “de quién me he fiado” se refleja también en el rostro. Hoy también nos toca salir y necesitamos sacerdotes, necesitamos religiosos y religiosas en marcha, necesitamos familias y laicos creyentes que dejen su testimonio, las brasas de su corazón. Hace muchos años leí a un obispo africano preguntarse: Si Dios ha plantado la semilla ¿Dónde está el árbol de las vocaciones, que hemos hecho de él? Pues esta es una pregunta que tenemos que hacernos todos, todos, porque quizás nos hemos perdido en diatribas y no hemos sabido manifestar la alegría del Evangelio.     

Finalmente he intentado que el pan partido y el báculo del buen pastor formaran el Crismón de Cristo, signo de la iglesia primitiva y también de la Acción Católica, de donde tanto he bebido. Creo en esta hermosa marcha de militantes recogida y alentada en el Vaticano II. Creo también en su trasformación y en su conversión. Ojalá que todos seamos otros Cristo en tantos y tantos caminos de oscuridad, caminos de heridas abiertas, caminos de ida a Emaús.

Queridos hermanos. Me uno al saludo que ha realizado nuestro Administrador Diocesano, D. Alfonso, y le doy encarecidamente las gracias por estos meses que, junto al colegio de consultores, ha llevado el timón de esta querida diócesis de Teruel y Albarracín. Gracias a D. Carlos, vuestro anterior obispo. Gracias a nuestro Papa Francisco por haber confiado en mí, pequeño Nicodemo tocado por el Señor de la Ternura. Gracias por la generosidad de vuestra presencia en este día a todos vosotros hermanos en el episcopado, a los Sres. Cardenales, al  Sr. Nuncio, arzobispos y obispos. Gracias en especial a D. Vicente que con tanta ilusión accedió a ordenarme. Gracias a todo el pueblo Santo de Dios a los de aquí y a los de fuera, a los sacerdotes y a los miembros de las congregaciones religiosas, a los diáconos y seminaristas. Gracias a los jóvenes de Pastoral Juvenil que con tanto cariño me habéis acogido (he disfrutado con vuestros mensajes aún antes de llegar). Gracias a la Polifónica Turolense y al P. Muneta, a la coral de Carrión y al coro de la Pastoral Juvenil, así como a Ismael y su grupo que cantaran una jota. Gracias a mis compañeros del Movimiento Internacional del Apostolado de los Niños, que habéis venido desde tan lejos, desde Senegal. Gracias a los alfombristas de mi pequeña Ciudad de Carrión y a todos los que os habéis trasladado desde allí. Gracias a mi parroquia de san Lázaro y a mi antigua diócesis palentina. Gracias a tantas y tantos que habéis rezado por mí. Gracias a todos los que no habéis podido venir y estáis siguiendo esta celebración desde 13 TV y Radio María. Sobre todo a los enfermos. A alguno de vosotros os imagino en estos momentos. Gracias finalmente a los sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos de esta querida diócesis, que habéis dedicado tanto tiempo para que este día salga a la perfección y todos se sientan como en casa. Esto también es hacer Iglesia.

Hace ya muchos años, un turolense, natural de Albarracín, D. José Asensio de Ocón y Toledo fue obispo de Palencia [1828-1832] Y hasta hoy 3 palentinos han sido obispos de Teruel y Administradores Apostólicos de Albarracín: el 1º D. Roque Martín Merino [1781-1794] natural de Fuentes de Don Bernardo (ahora llamada Fuentes de Nava). El 2º D. Felipe Montoya y Diez, natural de Grijota [1815-1825] Y el 3º nuestro querido beato, el agustino, Fray Anselmo Polanco [1935-1939] natural de Buenavista de Valdavia. Todos ellos reposan en nuestra catedral, y ahora he venido yo, vuestro cuarto obispo palentino.  

Bajo el signo de Emaús, es mi lema. Es la plantilla del camino de la fe en el Resucitado, que son caminos de encuentro, son procesos de espiritualidad, son ejercicios de conversión, son tareas y misión pastoral, son momentos de intimidad mística cuando descubrimos a Aquel que se ocupa y preocupa de nosotros y sale a nuestro paso.

Querida comunidad, seamos humildes, pisemos tierra, salgamos de nosotros mismos y recorramos los caminos de ida a Emaús, porque siempre hay un camino de vuelta. Ánimo, Él va delante de nosotros.

+ Antonio Gómez Cantero
Obispo de Teruel y Albarracín

 
 
 
 
OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3  44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org