CRÓNICA CAMINO DE SANTIAGO

 

El día 12 del pasado mes de julio, a las 07:00 de la mañana, un grupo de 50 jóvenes con sus animadores de Pastoral Juvenil, acompañados por nuestro obispo, se encontraba nervioso en el  Colegio de las Viñas, punto de salida elegido, esperando el autobús que nos llevaría al primero de los 126Km de su esperado peregrinaje hasta la tumba del Apóstol Santiago. Tras la amistosa presentación de los componentes, viajamos hasta el Monasterio de Samos (Lugo) donde ya se respiraba mucha complicidad entre los mismos.

Tras la noche en el Monasterio, donde se durmió, se trasladaron hasta Sarria, para comenzar allí su camino. Los 22 Km recorridos hasta Portomarín, no se hicieron tan duros como se harían los siguientes. Pasada la noche en el Polideportivo de la Plaza, junto a la iglesia de San Juan, emprendieron la segunda etapa. A las 06:00 de la mañana se levantaron para andar otros 26 Km que les llevaría hasta el pueblo de Palas de Rei en el cual se hospedaron para dormir

Quedando 66 Km para llegar a Santiago de Compostela, el grupo peregrinaba con mucha ilusión.  En la tarde a pesar del cansancio, se disfrutaba del tiempo libre con juegos, dinámicas de reflexión,  de trabajo para la cena y de la puntual “misa del peregrino” siempre a las 20.00 horas.
La siguiente etapa, de 28 km, conduciría hasta Arzúa, último de los pueblos antes de llegar a la capital compostelana. En ese día el tiempo les acompañó, y las nubes escondían el sol abrasador de las cabezas y los rostros que miraban hacia el camino.

La última etapa de 36 Km fue muy dura, y a pesar del total agotamiento, el grupo no se rendía, a pesar de los dolores, que eran muchos, pudimos entrar  todos juntos a las 18.00 horas en la Plaza del Obradoiro en dos filas y cogidos de la mano cantando “Santa María del Camino”. Fue un día muy especial.

A pesar del cansancio acumulado, llegamos a la meta. El grupo de Pastoral Juvenil de Teruel, no se rindió, avanzando etapa tras etapa en el Camino de Santiago. “Ha merecido la pena”, decían para sí mismos, a la vez que abrazaban al Apóstol en su sepulcro.

Cada llaga, cada ampolla, cada lesión, no impedía que el grupo continuase peregrinando por el camino. Y el camino, era una metáfora de la vida, que también es camino. Y en él, nos encontramos con el Señor, caminando con nosotros.

Pedro Sabio Feliz de Vargas
Pastoral Juvenil Teruel

 

 

 

 



 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org