RECEPCIÓN DEL AÑO JUBILAR DEL SACERDOCIO

 

Todos los sacerdotes de la Iglesia diocesana de Teruel y de Albarracín están convocados, con motivo de las Bodas de Oro y plata sacerdotales,  el 22 de junio, a las 5 de la tarde, a una Eucaristía de Acción de Gracias por la iniciativa del Santo Padre de abrir un Año Jubilar de sacerdocio, en el 150 aniversario de la muerte del Cura de Ars.  Esta celebración será un signo de la gozosa recepción del tiempo de gracia y de bendición que esperamos vivir en este jubileo.

El Sr. Obispo, habiendo aceptado las sugerencias, propuestas e ideas surgidas en  el Consejo Presbiteral, las ofrecerá a toda la Diócesis para que se incluyan en las programaciones pastorales del próximo curso.

Invitamos a todos los diocesanos a orar por los sacerdotes, seminaristas y por las vocaciones a la vida consagrada, pidiendo la fidelidad a la palabra que se le dio al Señor, con la imposición de las manos. Os pedimos la oración, porque estamos convencidos que la solidaridad espiritual de la comunidad es un apoyo muy fuerte para la vida espiritual y apostólica del sacerdote. Sugerimos que en la Oración de los fieles de la Eucaristía dominical se incluya esta oración por los sacerdotes.

+ CARTA DE BENEDICTO XVI PARA LA CONVOCACIÓN DE UN AÑO SACERDOTAL

------------------------------------------------------------------------------------

Claves para el Año Sacerdotal - Editorial ECCLESIA

La extraordinaria figura del Santo Cura de Ars, en el ciento cincuenta aniversario de su muerte, contextualiza y guía el Año Sacerdotal, recién inaugurado en la Iglesia y que se extenderá hasta el 19 de junio de 2010. ¿Cuáles son sus claves de fondo, los ejes a través de los cuales ha de girar este inequívoco y oportuno tiempo de gracia, destinado no solo a los sacerdotes sino a toda la comunidad eclesial y a su misma acción evangelizadora y misionera?

La primera clave del Año Sacerdotal es el reencuentro con los mejores modelos y referencias sacerdotales, cuyos testimonios trascienden épocas y culturas. La historia de la Iglesia atesora una numerosísima pléyade de magníficos y santos sacerdotes, que siguen siendo válidos y necesarios para la presente y recia hora. En este sentido, la «recuperación» de la memoria y del legado de San Juan María Vianney es un acierto, una necesidad y una clave segura de fecundidad sacerdotal y evangelizadora.

La segunda clave, como indicó la Congregación del Clero en la convocatoria del Año Sacerdotal, es «promover y coordinar las diversas iniciativas espirituales y pastorales que se presenten para hacer percibir cada vez más la importancia del papel y de la misión del sacerdote en la Iglesia y en la sociedad contemporánea». El sacerdote no es una figura del pasado, ni en vías de extinción, ni una realidad opcional y de importancia relativa. El sacerdote es vital para la Iglesia y el mundo. Es el primer e insustituible evangelizador y dinamizador de la vida eclesial. El sacerdote es imprescindible. Y lo es no tanto por lo que hace –que es mucho y tan importante– cuanto por lo que es: prolongación y sacramento de Jesucristo, el Buen Pastor, el Sumo y Eterno Sacerdote. Y en este sentido, el Año Sacerdotal está llamado a contribuir a la intensificación de la verdadera identidad del sacerdote y de los medios que la nutren y la hacen posible y visible. Dicho con otras palabras: el Año Sacerdotal ha de ser el año de la espiritualidad sacerdotal, siempre cimentada sobre los pilares de la vida interior (oración, liturgia de las horas, eucaristía diaria, práctica del sacramento de la penitencia, austeridad y singularidad de vida, piedad mariana) y del ejercicio de la propia misión desde la  conversión, la comunión, la corresponsabilidad y el celo apostólico.

La fidelidad es otra de las claves del Año Sacerdotal. A la luz y ejemplo de la fidelidad de Cristo –y de la fidelidad de tantos santos sacerdotes conocidos y anónimos–, el sacerdote de hoy y de siempre ha de esforzarse por vivir en la fidelidad a la gracia y al carisma recibidos. Se trata de un planteamiento en positivo, sin extender la sombra de la duda. «Es verdad –escribe el cardenal Hummes, prefecto de la Congregación del Clero– que a algunos sacerdotes se les ha visto implicados en graves problemas y situaciones delictivas. Obviamente es necesario continuar la investigación, juzgarles debidamente e infligirles la pena merecida. Sin embargo, estos casos son un porcentaje muy pequeño en comparación con el número total del clero. La inmensa mayoría de sacerdotes son personas dignísimas, dedicadas al ministerio, hombres de oración y de caridad pastoral, que consumen su total existencia en actuar la propia vocación y misión y, en tantas ocasiones, con grandes sacrificios personales, pero siempre con un amor auténtico a Jesucristo, a la Iglesia y al pueblo; solidarios con los pobres y con quienes sufren. Es por eso que la Iglesia se muestra orgullosa de sus sacerdotes esparcidos por el mundo». Y por ello –subrayamos nosotros– quiere la Iglesia mostrar la verdad, la belleza, la dignidad y la necesidad del sacerdocio.

La formación permanente del clero y la revitalización de la pastoral vocacional son otras dos claves y retos indudables del Año Sacerdotal. Quizás hoy día más que nunca el sacerdote ha de dar razones sólidas y convincentes de la fe cristiana. Y para ello es precisa una permanente y reciclada formación. Asimismo el primer promotor vocacional es el mismo sacerdote. Si se ha dicho con razón que su mejor homilía y su mejor servicio es su propia vida, también su propia vida –fiel, generosa, entregada, abnegada, virtuosa, alegre, esperanzada– es la mejor semilla vocacional. ¡Bienvenido sea, pues, el Año Sacerdotal 2009-2010! Es tiempo de gracia.

Fuente: Ecclesia

 

 

 

 

 

 

 

 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org