50 AÑOS DE RELIGIOSA DE LA HERMANA ANGELINES RUÍZ

26/07/2017 - Teruel

El sábado 24 de junio, la parroquia y barrio de San Julián de Teruel honraba a su párroco José Luis Torrubiano por sus 50 años de vida sacerdotal y también a Angelines Ruiz, religiosa de las Misioneras de la Doctrina Cristiana, perteneciente a la comunidad de Teruel.

La Hermana Angelines es también la superiora general de esta congregación religiosa que ha decidido realizar este servicio a toda su congregación sin dejar de pertenecer y participar de la vida de este barrio y parroquia de San Julián, por eso, reflejamos las palabras con que al final de la celebración eucarística brindó a todos los participantes en esta efemérides del barrio y la parroquia:

El señor ha estado grande conmigo, es lo que quiero compartir fundamentalmente con vosotros en el día de hoy

Hace 50 años, el Señor me llamó a su seguimiento, me cambió la vida, porque mis planes iban por otro lado, pero  Él  quiso contar conmigo y me invitó para una misión especial. Acoger esta invitación significó abandonar la barca de mis seguridades y mis proyectos personales, y dejar a Dios que fuera El quien realizara  su proyecto en mi  vida.

Por eso, cuando mis padres me dieron su “si”, generoso y definitivo, me parecía soñar, y como dice el salmo 125; la boca se me llenaba de risas, la lengua de cantares.

Evoco con particular emoción: La primera  profesión religiosa, los votos perpetuos; mis diferentes destinos en los barrios de Sevilla, Madrid, Salamanca, Móstoles, Huesca, Teruel…. De todos ellos, guardo en mi corazón muchos rostros y nombres con los que compartí el camino y fui creciendo junto a ellos en las opciones fundamentales de mi vida consagrada.

Evoco también, cuando el Concilio Vaticano II nos urgió a que volviéramos al espíritu primitivo de los Fundadores, y muchas de nosotras nos fuimos a las periferias y nos integramos entre los pobres,  en sus lugares sociales, desde formas sencillas y no de poder… Todo esto, me ha ayudado a convertirme, a dejarme evangelizar por ellos y a hacer la síntesis entre oración y  compromiso con la justicia.

Cuando también, he tenido la suerte (por los servicios que realizo en mi Congregación) de convivir con algunas Comunidades Aborígenes de Latinoamérica y con algunos pueblos del África Occidental, y he experimentado que me han configurado y marcado la vida profundamente…

Y cuando hace 31 años pisé por primera vez esta tierra Aragonesa, primero en Huesca y desde hace casi 10 años en Teruel… y comencé , junto con mis compañeras a hacer camino con vosotras y vosotros, en este barrio de San Julián, en esta Parroquia, en esta Iglesia Diocesana… no tengo por menos que cantar, que el Señor ha estado grande conmigo y estoy alegre.

Cuando miro hacia atrás, me convenzo de que mi trayectoria por la vida encierra un sentido más profundo que todo lo que he hecho o he dejado de hacer durante estos años (las actividades que he realizado, los proyectos que he desarrollado, las funciones y tareas que he desempeñado y sigo desempeñando...);  nada de eso es lo que me ha sostenido y me ha hecho llegar hasta aquí… lo importante ha sido, es y será la fidelidad de Dios que ha  dirigido mi vida y la ha cuidado desde dentro. Por ello, os pido, a todas vosotras y vosotros, que me ayudéis a vivir esta otra etapa de mi vida siendo una mujer agradecida ante el amor obstinado de Dios que no se rinde a pesar de mis incoherencias y errores.

Quiero dar gracias al Señor por las luces y las sombras de esta parte de mi vida, por todas las personas que me han ayudado con su estímulo, con su apoyo, con su crítica constructiva, con su cariño y amistad (sacerdotes, hermanas, amigos, amigas…) por la Congregación de las MDC en la que he aprendido que no se puede separar el amor de Dios y el compromiso con los pobres, por las compañeras con las que actualmente vivo (Sera y Loli) por todas las Comunidades donde he estado, y por las que andan esparcidas por el mundo.

Gracias a mi propia familia, fundamentalmente mis padres, que me han dado una formación sencilla pero auténtica, por los valores cristianos que me enseñaron, que me han ayudado a crecer en lo humano y espiritual con sus ejemplos de fidelidad y entrega.

Y Gracias a todos vosotros y vosotras, “los de San Julián” que tanto me ayudáis a vivir mi fe desde la profundidad que lleva consigo la sencillez.

Tengo un deseo especial en el día de hoy para esta etapa de mi vida: “Practicar la justicia y la misericordia, amar con ternura, y caminar humildemente de la mano de mi Dios…” y no callar el cantor que llevo dentro, porque como dice Mercedes Sosa, si se calla el cantor, calla la vida...

 
FOTOS
 
 
OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3  44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org