Beatificación de Juan Pablo II - Crónica,Fotos y Vídeo

 

 

Esta frase, ¡QUÉ GUAPO ESTÁ!,  fue la expresión que salió de la boca de una persona en el momento que se elevaba el paño de la fotografía que mostraba al Beato. Esta vez me refiero al Papa  Juan Pablo II. ¡Qué celebración más bonita! Y como dicen en mi pueblo: ¡qué de gente! 1 millón de personas, o más. Yo estuve en las calles adyacentes al Vaticano, en esa mañana soleada del día 1 de mayo de 2011.

Pienso y pensamos que acudí al más importante acontecimiento eclesial de este siglo. El acto eclesial y universal más grande, porque estaba representada toda la Iglesia, de todos los continentes, de todas las edades y de todas las clases. Intenté por todos los medios entrar en el recinto de la Celebración, me fue imposible. Al final la Beatificación la vi en la Iglesia parroquial de san Gregorio VII, una iglesia moderna, llena de gente y en el centro una pantalla gigante, como creo que sucedió en todas las parroquias de la ciudad de Roma. Y viví la experiencia de la Beatificación de Juan Pablo II con dos turolenses, Cristina y José Luís, que sin ponernos de acuerdo, pudimos llegar juntos al momento de la Beatificación de Juan Pablo II, por parte del Papa Benedicto XVI. ¿Es la casualidad?, ¿es la coincidencia? Creemos que fue el Beato, no en vano, hace tres años, caminamos los tres, y 40 personas más, tras las huellas de Juan Pablo II en su tierra natal. O también la coincidencia de encontrarme con Cristina Abad, Delegada de Medios de Comunicación del Obispado de Cartagena, con sus padres, hermano y novio, muy amantes, ellos,  de la Divina Misericordia y que me regalaron un montón de estampas, traídas del Santuario del mismo nombre en Polonia.

Total, ¡una gozada!, lloros, besos, caras sonrientes, rezos impregnados de recuerdos y de nombres... Un dato bonito de la Parroquia fue que al finalizar la Eucaristía de Beatificación, se introdujo un cuadro, con la foto del nuevo Beato, en la capilla, recién construida, y dedicada a la Divina Misericordia, ¡qué aplausos!, ¡qué lágrimas! ¡qué música! Vamos no podía empezar mejor un mes de mayo dedicado a la Virgen María, en el que resonaba espléndidamente el ¡TOTUS TUUS! de Juan Pablo II.

Agustín Fdez Buj 

 

 

 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org