BEATOS MÁRTIRES: PADRE POLANCO Y FELIPE RIPOLL

 

El día 8, domingo, se celebrará la Eucaristía en memoria de los Beatos Mártires de Teruel: Padre Polanco, Felipe Ripoll y demás Mártires Beatificados últimamente. La Fiesta litúrgica es el día 7, pero se traslada al día 8, para que pueda celebrarse más comunitariamente.

Monseñor Anselmo Polanco nació en Buenavista de Valdavia (Palencia) en 1881. Estudió con los Agustinos en Valladolid y Burgos. Fue ordenado sacerdote en 1904, y en 1935 fue nombrado obispo de Teruel. El mismo día de su entrada en la diócesis pronunciaba estas palabras, que no tardarían en corroborar los hechos: «Vengo dispuesto a dar la vida por vosotros». Su tarea pastoral, en muy corto tiempo, fue ingente. Apresado en 1938, y tras un largo año de cautiverio, fue fusilado en Pont de Molins (Gerona), el 7 de febrero de 1939, por dar testimonio de su fe en Jesucristo y por su fidelidad a la Iglesia, como lo había venido atestiguando durante toda su vida.

Don Felipe Ripoll había nacido en Teruel en 1878. Ordenado sacerdote en 1901, fue Rector del Seminario desde 1913 a 1924, y canónigo de la catedral, en la que hoy se veneran ya sus restos mortales, junto a los de su obispo, que, al llegar a Teruel, lo nombró su Vicario General. Cuando monseñor Polanco fue encarcelado, él se presentó voluntariamente para acompañarlo, sufrió con él la cárcel y murió asesinado, en el mismo momento y del mismo modo que él, por ser sacerdote de Jesucristo, en plena fidelidad a la Iglesia y a su obispo.

Beatificados por Juan Pablo II el día 1 de octubre de 1995.

Fuente: Alfa y Omega sobre el libro Historia de una Fidelidad


 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org