PREPARADO EL CAMINO DE SANTIAGO

 

En la semana del 12 al 21, un grupo de 65 jóvenes, acompañados por D. Carlos Escribano, nuestro Obispo, van a realizar el Camino de Santiago y una pequeña convivencia en Santiago de Compostela.

Los jóvenes de la Pastoral Juvenil, con sus Delegados, se han reunido para preparar todo lo referente a dinámicas, encuentros, oraciones, visitas, juegos...Les deseamos, desde aquí, un feliz Camino.

 

La Delegación de Pastoral Juvenil ha organizado dicha peregrinación por el Camino de Santiago; las edades comprendidas son de 15 a 30 años.

Orden de los días:

Día 12. Salida en bus hacia Samos (Lugo)
Días 13-17. Etapas de camino.
Días 18-20. Convivencia en Santiago
Día 21. Regreso en bus a Teruel.

------------------------------------------------------------------------------------

CAMINO DE SANTIAGO JUVENIL

La Delegación diocesana de Pastoral Juvenil ha organizado, para este verano, una peregrinación a la tumba del Apóstol Santiago. Partirán el próximo jueves día 12 y llegarán a la capital compostelana después de caminar más de 110 kilómetros. Acuden a la cita en torno a 60 jóvenes de nuestra diócesis, algunos de ellos participantes en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid del pasado año. La Delegación de Juventud ha organizado distintas actividades de lo largo del curso a las que han concurrido un número considerable de jóvenes, especialmente de las parroquias de la ciudad de Teruel. Hace algunos meses, participaron en otra peregrinación juvenil, caminando varios kilómetros hasta el Castillo de Javier en Navarra.

Ante esta gozosa iniciativa cabe preguntarse: ¿Qué significa peregrinar? El término evoca el hecho de ponerse en camino, de salir de nuestra tierra, de nuestras circunstancias. En una palabra, “desinstalarnos” para poder caminar, ligeros de equipaje, con el corazón abierto en busca de los otros y del Otro. El Camino de Santiago es una experiencia espiritual milenaria, un camino de fe recorrido por multitud de peregrinos a lo largo de los siglos en los que se conjugan múltiples aspectos que la hacen una experiencia única.

Como podrán ver nuestros jóvenes caminantes, son muchas las personas que caminan junto al peregrino generando espacios de convivencia y de amistad inolvidables. Las largas caminatas, el descubrir el valor de la sencillez y la austeridad, las eucaristías del peregrino, las oportunidades de diálogo y encuentro, la experiencia de sentirse acogidos, los espacios de soledad y silencio, los momentos de fatiga y sufrimiento, el vivir con intensidad la naturaleza, todo ello termina engendrando magníficas ocasiones de superación personal y de encuentro con Dios. Y al final se alcanza la meta: orar con sentimiento de gratitud junto a la tumba del Apóstol Santiago, testigo del Resucitado, cumpliendo una vez más el sueño de tantos y tantos peregrinos a lo largo de la historia.

Surge, si me permitís, una segunda pregunta: ¿Qué sentido tiene el que los que peregrinen sean los jóvenes de nuestras parroquias? Aún resuenan en nuestro interior las palabas que pronunció el Papa en la Misa de Cuatro Vientos el pasado verano: “De (vuestra) amistad con Jesús nacerá también el impulso que lleva a dar testimonio de la fe en los más diversos ambientes, incluso allí donde hay rechazo o indiferencia. No se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios. Pienso que vuestra presencia aquí, jóvenes venidos de los cinco continentes, es una maravillosa prueba de la fecundidad del mandato de Cristo a la Iglesia: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16,15). También a vosotros os incumbe la extraordinaria tarea de ser discípulos y misioneros de Cristo en otras tierras y países donde hay multitud de jóvenes que aspiran a cosas más grandes y, vislumbrando en sus corazones la posibilidad de valores más auténticos, no se dejan seducir por las falsas promesas de un estilo de vida sin Dios”.

Muchos de los jóvenes que peregrinan a Santiago han recibido este año el sacramento de la confirmación y es bueno que no pierdan de vista esta invitación. Ellos deben convertirse en protagonistas de la evangelización de la iglesia y responsabilizarse de la evangelización de los demás jóvenes. Por esta intención os pido, en este arranque del verano, especialmente vuestra oración: que sean nuestros jóvenes peregrinos auténticos evangelizadores y testigos alegres de Jesús Resucitado.

+ Carlos Escribano Subías
Obispo de Teruel y Albarracín

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org