El cura toca las campanas enviando un mensaje de móvil

 

M. CRUZ AGUILAR / Tronchón
El cura de Tronchón ya puede estar en misa y repicando. Un novedoso sistema le permite tocar las campanas enviando un mensaje desde su móvil a una centralita situada en la propia iglesia de la localidad. Otro SMS sirve para cesar el tañido, lo que permite al párroco tocar sin estar ni siquiera en el pueblo.

Tecnología y devoción se han dado la mano para permitir a los vecinos de Tronchón escuchar los poemas (denominados relación) que los niños le dedican a la virgen del Tremedal el día de su onomástica durante la procesión, que va desde la ermita a la iglesia parroquial.

A lo largo de todo el recorrido la tradición manda que las campanas suenen, algo que impide a los vecinos oír con precisión las dedicatorias a la virgen, que es el momento cumbre de las fiestas patronales en Tronchón. Los niños recitan la relación en la plaza del Planillo, que está a unos 300 metros de la iglesia, cercanía que imposibilita que se escucharan con nitidez. “Buscábamos alguna forma de parar las campanas sin que nadie tuviera que ir aposta hasta la iglesia”, explica Luis Sancho, que es el presidente de la Cofradía del Tremedal.

La primera idea surgió de un cofrade, Ángel Gimeno, que planteó la posibilidad de pararlas y ponerlas en marcha con un mando a distancia. Sin embargo, los electricistas aconsejaron emplear la telefonía debido a las numerosas tormentas eléctricas que se producen en verano en la zona y que podían afectar al sistema.

Desde la distancia

Lo que en su momento nació para usarse en la procesión del segundo domingo de septiembre se emplea ahora todas las semanas. El cura, Héctor Abel Pérez, realiza el primer toque desde Villarluengo, el pueblo donde hace misa el domingo antes que en Tronchón. “El segundo y el tercero lo toco ya desde la iglesia”, matiza.

El sistema es similar al que se usa para la conexión de calefacciones en los domicilios, según comenta Andrés Monserrat, de la empresa eléctrica encargada de la instalación. El técnico dice que ha instalado muchos aparatos como el de Tronchón, aunque matiza que éste es el único que tiene fines religiosos.

La centralita se compone de una tarjeta telefónica con el número al que se deben enviar los mensajes para iniciar el tañido o pararlo. De momento solo es posible tocar de una forma, pero el electricista señala que los diferentes toques no dependen de la telefonía –que se podría programar– sino de la propia electrificación del campanario, por lo que no sería difícil que desde el móvil se pudiera elegir entre el toque de misa o el de funeral, por ejemplo

El presupuesto de la instalación y la compra del aparato es inferior a los 1.000 euros y ha sido costeado por la Cofradía de la Virgen del Tremedal. Ahora están encantados de que se emplee a menudo: “En estos pueblos que tienen tan poca población es difícil que haya gente para tocar las campanas”, comenta Luis Sancho. Héctor Pérez añade por su parte que Tronchón es el único de los cinco municipios que tiene a su cargo en el que hay un sistema similar. En el resto depende de los voluntarios para anunciar el inicio de la Eucaristía.

Si Tronchón ha sido pionero en la puesta en marcha de un sistema para tocar las campanas a distancia, en la electrificación de las mismas fue “de los últimos pueblos de la zona”, según indica Manuel Carceller, que también es miembro de la cofradía del Tremedal.

En el pueblo no deja de resultar llamativo que desde que se tocaban las campanas estirando una cuerda hasta ahora, que se puede repicar desde el extranjero, tan solo ha pasado una década.

Fuente: Diario de Teruel


 

 




 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org