VI Semana con Corazón:
“Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”

 

Ayer, jueves día 7 de junio, en la Plaza del Torico, a las 19:00 horas se celebró el acto central y lectura de manifiesto de la VI Semana del Corazón de Cáritas.

 

Mediante la elaboración de un tejido se escenificó la creación de un tejido social que haga de soporte a las personas en riesgo de exclusión y contribuya a generar y mantener el estado de bienestar garante de una sociedad más justa, equitativa y cohesionada. Se escenificó la fractura social que se está produciendo y su reparación generando una nueva cohesión.

Manifiesto

Desde Cáritas Diocesana de Teruel, como comunidad cristiana, queremos plantear la urgente necesidad de un nuevo modelo económico que gire alrededor del bien del ser humano y sea respetuoso con el medio ambiente.

No podemos seguir tolerando que el 20% de la población mundial posea el 90% de la riqueza que hay en el planeta, mientras más de 4.000 millones de personas viven en estado de pobreza.

La crisis económica ha puesto al descubierto el callejón sin salida al que nos está llevando este modelo económico, basado en el crecimiento sin límite, donde la única ley es el libre mercado y donde los débiles siempre se llevan la peor parte, ya que no  favorece a toda la humanidad sino sólo a unos pocos.

La pobreza en España, agravada por la crisis actual, por la precarización del trabajo y por los recortes de los derechos laborales y sociales, es hoy más intensa, másextensa y más crónica. Cuando el estado social se desmonta, se recortan los servicios básicos y se reducen los gastos sociales. Los primeros en caer en la exclusión son los que menos tienen, los que están más al límite: desempleados, jóvenes, mujeres, inmigrantes…

No podemos quedarnos impasibles ante el hecho de que cada vez son más los que están en el umbral de la pobreza, los que sufren los desahucios, los que tienen dificultades para disfrutar de los servicios básicos de alimentación y vivienda, los que han perdido su puesto de trabajo, los que están pagando con sus escuetas pensiones los gastos diarios de hijos y nietos, los excluidos del sistema sanitario, como las personas inmigrantes en situación irregular.

La experiencia del amor de Dios en nosotros, un amor del que no podemos separar la lucha por la justicia y el compromiso transformador, se ha de plasmar:

1º. En la denuncia de las políticas que generan desigualdad y rompen la vida humana y el desarrollo del trabajo.

2º. En gestos que prioricen la preocupación, defensa y preferencia por los pobres en las planificaciones de nuestra Iglesia Diocesana, así como la difusión de los principios que la Doctrina Social de la Iglesia propone.

Pedimos a nuestros gobernantes que luchen con todos sus medios para acabar con la pobreza y la exclusión; que no recorten los gastos sociales, sino que los incrementen para paliar los efectos de esta crisis en los más vulnerables; que mejoren sus políticas de empleo; que cumplan su compromiso de contribuir con el 0,7% de nuestra riqueza anual a los países empobrecidos, y que lleven a efecto los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se marcaron para el año 2015. También les pedimos una inmediata rectificación del Real Decreto Ley que regula la reforma sanitaria, devolviendo a los inmigrantes lo que en justicia les pertenece.

Pedimos a las comunidades cristianas y al conjunto de la Iglesia que asuman la especial responsabilidad que tenemos en la defensa de los derechos de justicia de quienes son más pobres.


 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org