DÍA DEL SEMINARIO

 

 

En la clausura del Año Sacerdotal, el 13 de junio de 2010, Benedicto XVI se dirigió así a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro: “El sacerdote es un don del corazón de Cristo: un don para la Iglesia y para el mundo”. Parafraseando las palabras del Papa, el lema que anima la jornada del Día del Seminario 2011 es, precisamente, “El sacerdote, don de Dios para el mundo”, en la certeza de que también hoy el sacerdote representa para el mundo una acción de Dios en la que se refleja su predilección amorosa por los hombres. 

Es en tiempos de incertidumbre, cuando se antoja más necesario que nunca prolongar la estela de tantos sacerdotes que han sido claves para la renovación espiritual y social del mundo en distintas épocas y geografias. Benedicto XVI lo recordó, cuando se dirigía hacia Santiago de Compostela y Barcelona en noviembre pasado, y mencionó a algunos de los grandes santos de nuestro país, entre ellos San Juan de Ávila (patrón del clero secular español), que contribuyeron “al renacimiento del catolicismo en la época moderna” y que siguen inspirando hoy el camino del futuro.

El cartel de la campaña de este año, además del lema, muestra la figura de Cristo, compuesta por un mosaico realizado con fotografías de seminaristas, sacerdotes e imágenes del mundo en el que llevan a cabo su ministerio. La imagen del Cristo, que se descubre en toda su belleza cuando se observa el cartel a distancia, expresa de manera muy sugerente y evocadora lo que el lema de la Jornada dice con palabras: que el sacerdote, otro Cristo, es un don de Dios para el mundo.

La mayoría de las diócesis españolas celebran el “Día del Seminario” el día 19 de marzo, fiesta de San José. La iniciativa nació en 1935. Desde entonces, cada año la Jornada llega con un nuevo lema y el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas. Como el día de San José no es siempre fiesta civil en todas las comunidades autónomas de España, desde hace un par de décadas la Jornada del Seminario se celebra el 19 de marzo y también en el domingo más próximo. Con todo, la Iglesia ha conservado para la festividad de San José el carácter del día de precepto.

Datos estadísticos

En el curso 2010-2011 se ha producido un aumento del 14,83% en el número de seminaristas ordenados en España. En concreto, se ha pasado de 141 en el año 2009 a 162 en el 2010. Asimismo, se está produciendo en los últimos años un incremento en el número de seminarios, tanto mayores como menores.

El número total de seminaristas que hay en España, en el curso 2010-2011, es de 1.227. En términos absolutos, se ha producido un leve descenso del 3% con respecto al curso anterior y la cifra se sitúa ligeramente por encima de la que había hace 2 años, en 2009, cuando el número total era de 1.224. La exigencia en la selección y el cuidado del discernimiento vocacional, a los que llamó con especial énfasis el Papa durante el Año Sacerdotal, siguen siendo criterios de actuación en los seminarios españoles, conscientes de que el ejercicio del ministerio requiere un esfuerzo constante para poder ser, de una forma adecuada, don para un mundo necesitado.

------------------------------------------------------------------------------------

SAN JOSÉ PATRONO DE LOS SEMINARIOS

La Solemnidad de San José, esposo de Santa María, custodio de nuestro Señor y patrono de la Iglesia, es una fiesta de gran arraigo popular en España. Todos los años, en medio de la Cuaresma, surge su figura con deslumbrante sencillez y nos ayuda mantener la tensión de nuestra conversión.

También es patrono de los Seminarios. Por eso la Iglesia celebra en este día la tradicional campaña del seminario. La realidad del nuestro no es excesivamente alentadora. Tenemos el gozo de contar con tres jóvenes generosos que dejando su tierra colombiana están formándose aquí para poder servir a la Iglesia que peregrina en Teruel y Albarracín. ¡Mucho ánimo queridos seminaristas! Pero tres candidatos al sacerdocio es número insuficiente para atender las muchas necesidades que tiene nuestra Iglesia.

Enseguida se suscita la pregunta en nuestro corazón y fluye a nuestros labios: ¿Por qué hay tan pocas vocaciones sacerdotales? Las explicaciones pueden ser variadas, pero el análisis sociológico, necesario en sí mismo, no debe apartarnos de una necesaria reflexión que creo es bueno no olvidar.

Tengo la convicción de que Dios sigue llamando. Quizá por haber tenido la oportunidad de acompañar, en mis años de párroco, distintos procesos vocacionales tanto de chicos como de chicas y que hoy son vocaciones consolidadas y entregadas al servicio de Dios y de los hermanos. Dios sigue llamando a la vocación sacerdotal hoy en Teruel, aunque es muy preocupante, como todos sabemos, que ningún muchacho turolense, en los último años, haya dicho que sí al Señor y haya ingresado en nuestro seminario.

Para que surjan vocaciones hay que cultivar la esperanza. Hay que creer que Cristo es el principal promotor vocacional y ante Él hay que poner a nuestros jóvenes para que puedan escuchar de sus labios, lo que los sacerdotes un día, quizá lejano, oímos también: “Tu, sígueme”.

Soy plenamente consciente de que las dificultades son muchas, ciertas y justificadas. Pero hay que buscar cauces para que el Espíritu Santo pueda actuar. Creo que son indispensables comunidades cristianas vivas, vibrantes y renovadas y hay que contar con la familia cristiana para poder llevar a cabo está misión que se nos encomienda en este momento de la historia. Estoy seguro de que encontraremos caminos para afrontar estos retos.

En esta fiesta de San José, os propongo este pensamiento de Santa Teresa de Ávila: “Parece que Jesucristo quiere demostrar que así como San José lo trató tan sumamente bien a El en esta tierra, El le concede ahora en el cielo todo lo que le pida para nosotros”. A San José pedimos que envíe muchos jóvenes generosos a nuestro Seminario Diocesano y nos haga encontrar caminos que aviven la fe de nuestros jóvenes, de nuestras familias y de todas nuestras comunidades cristianas. También le encomendamos a nuestro seminario y a sus  seminaristas para que Dios les haga crecer en sabiduría y santidad.

+ Carlos Escribano Subías
Obispo de Teruel y Albarracín

 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org