“PRO ECCESIA ET PONTIFICE”

 

 

El Padre Tomás Tomás Tomás, Mercedario, es natural de Muniesa y estuvo durante muchos años en el Monasterio del Olivar en Estercuel (Monasterio Mercedario) hasta que marchó a Guatemala donde ya lleva varios años. Muniesa se alegra por este hijo muniesino y le felicita a él y a toda la Orden por tan digna y alta condecoración del Papa Francisco. ¡No se puede esperar menos de un hijo muniesino!.

La Ordenación Sacerdotal de Fr. Tomás Tomás tuvo lugar el 24 de abril del año 1949. Así pues, el jueves, 24 de abril de 2014, Fr. Tomás Tomás ha cumplido 65 años de su Ordenación Sacerdotal. Con este motivo el Santo Padre Francisco le ha concedido la condecoración pontificia: “PRO ECCESIA ET PONTIFICE”.

La entrega de la Condecoración tuvo lugar en el templo de la Rectoría de Capuchinas a las 17,30 horas de este jueves 24 de abril.

El presbiterio del templo fue el escenario más adecuado para tan solemne acto. En minutos previos se rezó el Rosario intercalado con cantos marianos. Doscientos asistentes pudieron llegar, a pesar de la hora. Otros muchos ya se habían adelantado a felicitarle personalmente durante el día, también por radio y teléfono.

A la hora prevista, guiando el protocolo el Licenciado Roberto Mayorga, escuchamos los himnos pontificio y español. La mesa estaba presidida por el Nuncio Apostólico en Guatemala Mons. Nicolás Marie Denis Thevenin. A su derecha estaban el P. Tomás y el P. Dionisio Báez. A su izquierda el excelentísimo embajador de España en Guatemala Don Manuel Lejarreta y el P. José Zaporta.

El Sr. Nuncio tomó la palabra e hizo un emocionado y preciso recorrido biográfico del P. Tomás. Expresó que cuando hace varias semanas el Vicario Provincial de Centroamérica le escribió sobre la posibilidad de honrar con alguna condecoración pontifica al P. Tomás en su 65 aniversario de sacerdote, no lo dudó un momento, puesto que conocía su trayectoria desde su infancia. Subrayó su incondicional obediencia en cuantos trabajos se le habían confiado a nivel de formación de religiosos como su total dedicación pastoral, sobre todo en la dirección de almas. Un sacerdote como lo necesita el mundo de hoy, con una cultura y formación sólida y sin jubilaciones programadas. De ahí que a sus 92 años sigue entregado con idéntica generosidad como lo prometió en el momento de su ordenación sacerdotal. La condecoración pontificia, además de ser un reconocimiento personal, honra a la Orden de la Merced a la que pertenece el P. Tomás y es estímulo para las nuevas vocaciones. En consecuencia, tengo el honor de entregar esta Cruz Pro Ecclesia et Pontifice, solicitada el 14 de febrero pasado para el P. Tomás Tomás. Dio lectura al texto de la concesión que es el siguiente: “FRANCISCVS PONT. MAXIMVS AUGVSTAE CRVCIS INSIGNE PRO ECCLESIA ET PONTIFICE EGREGIA OPERA STVDIOQUE CONSPICVIS PRAECIPVE CONSTITVTVM Rev. Patri Thomae Tomás Tomás DECERNERE ET LARGIRI DIGNATVS EST, EIDEM PARITER FACVLTATEM FACIENS SESE HOC ORNAMENTO DECORANDI. EX AEDIBVS VATICANIS, DIE VIII mensis Aprilis, anno MMXIV. Petrus B. Wello ASSESSOR”.

El Sr. Nuncio invitó inmediatamente al P. Tomás, como experto latinista, a traducir el texto para hacerlo más inteligible a los asistentes. La emoción (¿humildad?) le impidió el poder trasladar la expresión final de ser portador de tal distinción. Pero, a continuación, no se cortó al expansionarse sobre su experiencia vocacional desde niño como monaguillo, así como la limitación que encontró en una prestigiosa congregación religiosa para acceder al sacerdocio en razón de su edad y estudios. En definitiva, el Señor lo llamaba a ser sacerdote en la Orden de la Merced y así se siente gozosamente realizado en el camino que el Señor le indicó y ayudado por sus hermanos religiosos. A esta distancia asegura que su sólida formación filosófica y teológica le han ayudado mucho en su entrega sacerdotal, pero dejándose siempre modelar en la espiritualidad del carisma mercedario, sin el cual distintivo en poco hubiera quedado la ciencia humanística adquirida. Concluyó expresando también su gratitud a Dios por haberle confiado el trabajo delicado de tramitar como vice-postulador los inicios de la Causa beatificación de 19 religiosos mártires mercedarios de 1936 que aceptó con espíritu de obediencia, y que tuvo la gratísima ocasión de asistir a su Beatificación el 13 de octubre recién pasado. Un intenso y prolongado aplauso rubricó este relato. Inmediatamente el Sr. Nuncio procedió a colocar la medalla pontificia concedida a nuestro hermano religioso. Tras otro aplauso durante el abrazo congratulatorio de los que presidían la mesa, el P. José Zaporta proclamó el texto de Hebreos 5, 1-6 y agradeció a los asistentes su presencia. Invitó a cantar ante la imagen de Nuestra Señora del Pilar la antífonaSalve Regina y se notaba la emoción de todos los reunidos. Fue el propio el P. Tomás quien finalizó cantando Oremus.

Al pie del altar se tomaron con el homenajeado las fotografías de rigor con todas las personas, familias y grupos religiosos, pasando seguidamente al coro bajo de Capuchinas que hace de sacristía, en donde se sirvieron variados refrescos con abundantes dulces y otras delicias apropiadas.

Las abundantes tomas fotográficas adjuntas perpetúan el acto, donde aparecen los religiosos que pudieron estar presentes de Capuchinas, del Seminario y de Antigua.

Todos recibimos también el regalo del P. Tomás en una tarjeta  con la imagen de Nuestra Santísima Madre y el bello poema de su inspiración que destila espiritualidad:

Constante anhelo./

Todo yo, Dios mío, quiero ser/

como grano de trigo en el molino,/

como grano de uva en el lagar,/

como grano de incienso encendido./

Mas, por la acción del Espíritu,/

molido, pisado, abrasado,/

en pan, vino y oración convertido,/

vivir en perenne Eucaristía./

Siendo el resto de mi vida,/

total donación/

por amor consumida./

Amén, amén, amén”.

Fr. Tomás Tomás, O. de M.

 

 




 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org