HOMENAJE A CONCHITA VICENTE HERNANDO

 

 

En el pueblo natal de Conchita Vicente Hernando, Bello, se le rindió un Homenaje poniendo su nombre a una plaza del mismo, el pasado sábado día 9. El homenaje contó con la presencia del Vicario General, Don Alfonso Belenguer, al cual la familia le agradece su asistencia.

+Más fotos aquí.

CONCHITA VICENTE HERNANDO

Conchita nació el 7 de diciembre de 1946, pertenecía a la Congregación de las Misioneras Dominicas del Rosario, realizó su labor misionera en Zaire y murió el 15 de julio de 2000.

VIDA SOCIAL

Conchita pasa su infancia y juventud en el pueblo. Asiste a la escuela como todas las chicas hasta la edad obligatoria de 14 años. Después trabaja ayudando en las tareas de casa y en el negocio familiar del cine. A los 18 años se saca el carnet de conducir y ayuda en el negocio de comercio y transporte de la familia.

A los 18 años (1964), sin comunicarlo a familia y allegados, se va al noviciado de Pamplona. Pero su padre, al darse cuenta que no está en casa y sospechando el motivo de su viaje, la sigue hasta Zaragoza donde la encuentra en la estación de autobuses a Pamplona, impidiéndole continuar su aventura.

Vuelven a casa y allí, como cualquier joven de su edad, sigue trabajando con su alegría y entrega habitual, hasta que cumple 21 años (1967). En esta ocasión su familia la  acompaña a ingresar en el noviciado.

Al poco tiempo, problemas de salud la obligan a volver otra vez a al pueblo, ya que la labor de misionera exige estar en perfectas condiciones de salud. Cuando se repone de la enfermedad, vuelve de nuevo al noviciado,  ahora con la firme convicción de ir a misiones. Tiene que completar su formación, así que termina el bachiller y realiza los estudios de Trabajo Social.

Tras dos años en Bélgica para perfeccionar el idioma francés, en 1981 es destinada por su orden al Zaire (actualmente República Democrática del Congo). Allí pasará 14 años de su vida hasta agosto de 1996 realizando las más diversas labores.

De 1981 a 1984, reside en Likasi, en la rica región minera de Katanga, donde se encarga de la   formación novicias  y presta sus servicios en un centro de Minusválidos. Allí descubre las riquezas que encierra el Congo. A partir de entonces, cuando habla del Zaire, siempre encomia sus riquezas y la valía de sus gentes, sometidas por un sistema colonial y un dictador sanguinario.

En 1985 se traslada a Mpumbu,  barrio de Kinshasa, que acoge población proveniente del éxodo rural. Ante la ausencia de cualquier servicio público, se implica en el desarrollo comunitario, la construcción del centro de Salud Libondi, y es responsable de proyectos de cooperación. Junto a esto, sigue su trabajo de formación de novicias. Su natural predisposición al comercio, por los negocios familiares, la llevarán a trabajar en el  Economato de la Diócesis.

En 1993 es elegida ecónoma provincial. Pasa a la casa provincial en Selembao, otro barrio de Kinshasa.  Junto a las demás hermanas, se implica en las tareas del barrio, la reparación de la escuela primaria de  la parroquia (con ayuda de familiares y amigos de España), la construcción del Colegio San Juan Bautista (financiado por Manos Unidas)   Consigue ayuda de Ecosol de España para apoyar el centro Bondeko que atiende a niños sordos y  ciegos del barrio.  Apoya a muchas mujeres en sus actividades del mercado del barrio  para que sacaran algo de dinero para el sustento de la familia. (“para promocionarlas en el comercio”, solía decir). Durante esta época tiene un papel activo en la denuncia de las injusticias, la lucha por la igualdad y la conquista de los derechos. Participa en organizaciones populares que se enfrentan a la dictadura de Mobutu, todo ello desde postulados de la no violencia.

En 1995 se le detectan los primeros problemas de salud y viene a España. Aunque el diagnóstico no es bueno, decide volver a su querida África. En agosto 1996  se ve obligada a volver definitivamente a España, donde se le asigna a la comunidad de Leganés (Madrid).  Allí, trabaja en catequesis y pastoral de la parroquia. Colabora en la animación misionera, en el Servicio Conjunto de Animación Misionera (SCAM) organizado por los Institutos Misioneros, para dar a conocer en colegios y parroquias  la situación de los países y la labor de los misioneros. También, participa  en el Voluntariado de la Congregación,  siempre muy atenta a lo que pasaba en África  a través del Comité de Solidaridad con África Negra.
fallece en el hospital Princesa de Madrid,  el 15 de julio de 2000.

16 de julio se celebra un funeral, con signos africanos en la capilla de misioneras dominicas de Madrid, acto seguido es incinerada en el cementerio de la Almudena. El 17 de julio fue el entierro en Bello.

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org