“LAICOS CON CORAZÓN” DISCÍPULOS MISIONEROS

06/03/2017 - Teruel

Con este título el día 25 de febrero tuvo lugar la charla-testimonio que impartió Araceli Cavero Pérez en el salón de actos del seminario conciliar, dentro de la Jornada de Formación del Apostolado Seglar.

Empezó su testimonio agradeciendo la invitación y fue desgranando su vida. Contó cómo el Señor le había mandado pruebas fuertes, cómo había conseguido superar esas “podas del sarmiento”, como ella las llama, poniéndose en la presencia de Dios mediante la oración, para dar luego más fruto; cómo inició su trayectoria de voluntaria a partir de una invitación a asistir a una reunión en Huesca que la llevó posteriormente a Madrid y de allí a todo el mundo; cómo todas las mañanas, antes de nada, realiza su oración, se pone en la presencia de Dios y a partir de ahí ya puede empezar su actividad diaria.

Su etapa de voluntariado comenzó en la Acción Católica. Araceli siempre ha vivido una fe encarnada, convirtiéndose en discípula-misionera en los Centros Católicos de Cultura Popular, como presidenta general de Acción Católica General de Adultos, delegada de Manos Unidas y, ahora, vicepresidenta para Europa de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC). Esta trayectoria ha sido distinguida con varios reconocimientos: en 2014 el Ayuntamiento de Huesca le otorgó el premio “Amiga de la Infancia en Desarrollo” y en 2016 recibió la Mención Honorífica del Premio Estatal al Voluntariado Social.

Podríamos resumir su fructífero concepto de voluntariado con sus propias palabras: El significado del voluntariado es la entrega de uno mismo, por supuesto sin esperar nada a cambio. Es una manera de ponerte en el lugar del otro y, si necesita que tú lo ayudes, pues ahí estás. A veces nos conformamos con dar dinero, pero el voluntariado es darse uno mismo, con las capacidades que tengas, muchas o pocas, porque Dios nos dio los talentos para que los pusiéramos al servicio de los demás. Y la solidaridad… va en el mismo paquete. Es compartir lo mucho o poco que tienes, ya sea dinero, cultura, educación o posibilidades de trabajo”.

Todo eso y mucho más es Araceli Cavero: madre y abuela entregada y una persona tierna, sencilla, natural, humilde, dinámica, voluntaria, cercana, muy humana y buena comunicadora.

Gracias Araceli por tus palabras, tus vivencias y tu compromiso.

 
FOTOS
 
 
 
OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3  44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org