JORNADA DE LA VIDA CONSAGRADA 2011

 

Desde el año 1997 cada 2 de Febrero, fiesta de la Presentación del Niño en el Templo, se viene celebrando Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Esta celebración nos viene a recordar que la vida consagrada está en el corazón mismo de la Iglesia como un elemento decisivo para su misión y nos recuerda que la aspiración última de la Iglesia es la unión con el Esposo.  Como proponía Juan Pablo II en su mensaje de la primera jornada: “¡Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir! Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas”.

Tres son los objetivos de esta Jornada: ante todo, alabar y dar gracias al Señor por el don de la vida consagrada; en segundo lugar, promover su conocimiento y estima de parte de todo el pueblo de Dios; y, por último, invitar a cuantos han dedicado plenamente su vida a la causa del Evangelio a celebrar las maravillas que el Señor ha realizado en ellos.

La vida consagrada es signo de gratuidad y de amor. Testimonia la sobreabundancia de amor que impulsa a “perder” la propia vida, como sobreabundancia de amor del Señor, que “perdió” su vida por nosotros primero. Si no existiera la vida consagrada, el mundo sería mucho más pobre. En palabras de Benedicto XVI: “La vida consagrada, en efecto, testimonia y expresa "con fuerza" precisamente que Dios y el hombre se buscan mutuamente, que el amor los atrae; la persona consagrada, por el mero hecho de existir, representa como un "puente" hacia Dios para todos aquellos que se encuentran con ella, les recuerda y les remite a Dios. Y todo esto en virtud de la mediación de Jesucristo, el Consagrado del Padre. Él es el fundamento. Él, que ha compartido nuestra flaqueza, para que pudiésemos participar de su naturaleza divina”.

En nuestra diócesis de Teruel y Albarracín, tenemos un buen número de personas consagradas, hombres y mujeres, de vida activa y contemplativa, que nos muestran la riqueza de sus carismas y la generosidad de su entrega. Algunos con edad avanzada o enfermos que han desgatado su vida, a favor de los hombres, para transmitir la Buena Noticia del Evangelio. En este día queremos sentirnos muy próximos a vosotros y agradeceros vuestra presencia y compromiso con esta Iglesia que peregrina en Teruel. Nos enriquecéis enormemente. Queremos elevar con más fuerza de lo habitual, si cabe, una plegaria de gratitud a Nuestro Padre Dios, para que os siga iluminado y fortaleciendo para poder desarrollar vuestra misión.

En la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo y la Purificación de María, miramos con especial gratitud a nuestra madre. El texto evangélico nos la muestra en el acto de ofrecer a su Hijo: una ofrenda incondicional que la implica personalmente. Ella es la “consagrada” por excelencia, es la madre que hoy en el templo presenta el Hijo al Padre, dando continuación, también con este acto, al "sí" pronunciado en el momento de la Anunciación. Que María  interceda por todos, pero especialmente por vosotros y vosotras, para que podáis trasmitir al mundo de hoy la fascinación que sentís por la verdad de Cristo y la alegría que brota de vuestro amor por Él.

            + Carlos Escribano Subías,
           Obispo de Teruel y de Albarracín

 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org