SOLICITUD DE ORDENES SAGRADAS

 

El domingo pasado, en la Iglesia Parroquial de Santa Emerenciana, los seminaristas Javier Catalán y Juan Alberto Vilches, solicitaron al Sr. Obispo el ser Admitidos como candidatos a las Sagradas Órdenes del Diaconado y Presbiterado. Junto a familiares y amigos un buen número de fieles parroquianos les acompañaron.

El Sr. Obispo en la Homilía les invitaba: “Os puedo asegurar que Dios os llama a más cosas y que vuestra vida estará colmada de gracias y bendiciones. Llevar a Dios a los hombres es la misión esencial del sacerdote. misión que el ministro sagrado ha sido capacitado para realizar porque él, que ha sido elegido por Dios, vive con él y para él. El sacerdote debe ser ante todo un "hombre de Dios” (1 T m 6, 1,1) que conoce a Dios directamente. que tiene una profunda amistad personal con Jesús, que comparte con los demás los mismos sentimientos de Cristo (cf. F/p 2. 5 ). Sólo así el sacerdote será capaz de llevar a los hombres a Dios, encarnado en Jesucristo. y de ser representante de su amor».En otro momento les dijo: “Atendedme bien. Javier y Juan Alberto, este es el servicio principal que la humanidad necesita hoy, lo que necesita esta Diócesis es que el sacerdote debe conocer realmente a Dios desde su interior y así llevarlo a los hombres. Yo no os necesito como asistentes sociales. expertos  en sociología,  técnicos de marketing... os necesito como sacerdotes, entregados a Dios. sabiendo vivir en el corazón de Dios, expertos en oración . Si en vuestra vida se pierde esta centralidad de Dios. se vaciará todo el fundamento de la actividad pastoral, y con el exceso de activismo  correréis el peligro de perder el contenido y el sentido del servicio pastoral. Entonces podrían crecer el propio protagonismo y las extravagancias erróneas. En vez de la sustancia. se darían sucedáneos. Correríais en vano, agotándoos sin progresar. Sólo quienes han aprendido a «estar con Cristo», como discípulos, se encuentran preparados para ser «enviados por él a evangelizar» con autenticidad (cf Mc 3, 14). Un amor apasionado a Cristo es el secreto de un anuncio convencido de Cristo. “Sé hombre de oración, antes de ser predicador” decía San Agustín (De doctrina christiana, IV, 15, 32; PL 34, 100), al exhortar a los ministros ordenados a ser discípulos de oración en la escuela del Maestro.”

Un grupo de sacerdotes concelebraron con el Sr. Obispo, quien al final dio  la noticia de que al año que viene serán siete los seminaristas mayores.


 


 
 
 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org