SAN LAMBERTO

 

Hoy, 19 de junio, viernes, la Comunidad de Regantes de Teruel ha celebrado la festividad de su patrón San Lamberto. A las 10:00, salió la procesión de la Iglesia de Santa Teresa (Monjas de Abajo) Posteriormente se celebró la Misa Solemne con Sermón en honor a San Lamberto.

Video de la Procesión

Fotos 

------------------------------------------------------------------------------------

San Lamberto

Mártir zaragozano decapitado, que conmemora el Martirologio Romano el 16-IV y el Calendario Cesaraugustano el 19-VI. Su sepultura en la cripta de las Santas Masas , junto a Santa Engracia y los XVIII Mártires , induce a algunos autores a adscribir su martirio a la misma persecución romana mientras que su nombre germánico y la omisión del mismo en el Himno IV del Peristéphanon de Prudencio , el Carmen IX de Eugenio III de Toledo y los Acta de martyribus caesaraugustanis mueve a otros a situar su martirio, con mayor probabilidad, en la dominación musulmana de Zaragoza.

Por lo menos desde el siglo XV el Breviario Cesaraugustano recoge en sus Lecciones los detalles que sobre la persona de Lamberto y las circunstancias de su martirio aportaba la tradición local. Trabajador en el campo zaragozano, como siervo de un señor infiel, por haber rehusado renegar de su fe, fue por éste decapitado, realizándose el singular prodigio de que tomó en sus manos la cabeza, ya cortada, y caminando así largo trecho tras sus bueyes llegó hasta donde yacían los cuerpos de los Mártires de Zaragoza, con los que fue sepultado. Este detalle singular aparece en toda la iconografía del santo y es tema central de la literatura poética sobre el mismo.

El paso por Zaragoza en 1522 del papa electo Adriano VI avivó la devoción al santo entre los zaragozanos, que veneraban su sepulcro en la cripta de los mártires y el llamado espino de San Lamberto en el lugar de su martirio. El interés del papa Adriano por nuestro santo tiene sin duda origen en su homonimia con el patrono de su ciudad natal, Utrecht, un San Lamberto, también mártir, del siglo VII, cuya fiesta conmemora el Martirologio Romano el 17-IX. En los días de su estancia en Zaragoza realizó Adriano un par de visitas al espino de San Lamberto, no muy alejado de su residencia de la Aljafería, y en una de ellas celebró misa y predicó un panegírico del mártir. Y sobre todo el 9-IV-1522 visitó su sepulcro en la cripta de los mártires y separó unas reliquias de su cráneo, que llevó consigo a Roma en una arqueta de plata, regalo de los jurados de la ciudad. Los cronistas reseñan que con esta ocasión brotaron algunas gotas de sangre, que se recogieron en un relicario que la ciudad hizo en 1529, sustituido en 1566 por otro más rico, ofrenda del zalmedina Francisco Sanz Cortés.

Fruto de esta devoción del papa Adriano a nuestro santo fue también la fundación del convento de San Lamberto de padres trinitarios en el lugar de su martirio. En Tarragona, otra etapa de su viaje a Roma, publicó el papa una Bula, el 17-VII-1522, concediendo gracias espirituales a quienes contribuyeran a la construcción del convento, del cual se constituyó patrono el emperador Carlos V con cédula fechada en Valladolid el 28-XI-1522. El mismo año se comenzó la edificación, a la que más tarde contribuyó con más de 10.000 ducados el arzobispo don Hernando , quien donó además una reliquia del brazo del santo, que trasladó en procesión desde la cripta de los Mártires el 25-XI-1571. La construcción del convento en el lugar del martirio supuso la desaparición del espino, del que se guardó una rama en un relicario. Este convento trinitario de San Lamberto desapareció con la desamortización del siglo XIX, y únicamente queda de él recuerdo en los dos topónimos: portazgo de San Lamberto y acuartelamiento del mismo nombre.

La explosión de la cripta de los Mártires en el monasterio de Santa Engracia el 13-VIII-1808, durante el primer sitio francés de la ciudad, supuso también la destrucción del altar de San Lamberto y de la urna sobrepuesta que guardaba su cuerpo; era de rico mármol y en su frontis unos mediorrelieves de estuco reproducían en tres arcos escenas de su martirio. También sufrieron daños los relicarios que guardaban el cráneo y la sangre. Reconstruida la cripta entre 1814 y 1819, quedó el cuerpo del santo en su lugar de siempre, al lado del Evangelio de la cripta, en un modesto sepulcro de yeso, y las reliquias del cráneo y de la sangre, custodiadas durante las obras en la iglesia de San Felipe, volvieron también a la cripta en más humildes relicarios, junto a las de Santa Engracia, San Lupercio y los otros mártires, el 8-VII-1819. El relicario actual del cráneo, que es sólo una parte del anterior, mucho más rico, ostenta en su base una inscripción que sintetiza la historia del santo: «Martyr Lambertus, ferro concisus in agro, unde caput palmis nostram portavit ad urbem». (El mártir Lamberto, muerto por la espada en el campo, desde donde en sus palmas trajo su cabeza hasta nuestra ciudad.)

La condición de agricultor del mártir hizo que fuesen especiales devotos suyos los labradores zaragozanos, que, agrupados en una antigua cofradía, cubrían de espigas su sepulcro en su fiesta del 19-VI y paseaban en procesión su estandarte de damasco blanco y su busto de plata sobre peana. Surgieron en otros pueblos de Aragón cofradías en su honor a imitación de la de Zaragoza; y sobre todo en tiempos recientes en toda la región lo proclamaron patrono muchos Círculos Católicos y Hermandades de Labradores, convirtiéndose de este modo San Lamberto en el «San Isidro aragonés».

Fuente: Gran Enciclopedia Aragonesa

 

 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org