La iglesia de San Miguel, cerrada hace 40 años, será un templo ortodoxo

 

Fuente: 17/07/2010 - Leonor Franco - Heraldo de Aragón

Un millón de euros tendrá que invertir la asociación rumana San Nichifor el Confesor para restaurar la iglesia de San Miguel y convertirla en un templo ortodoxo y en un centro intercultural. Todo un reto para la comunidad de rumanos asentada en la provincia, según reconoció el presidente de esta asociación y sacerdote, Dicu Nichifor Octavian.

Ayer se firmó un contrato por el cual el Ayuntamiento de la capital ha cedido en uso la iglesia y su edificio anexo a la citada asociación por un periodo de noventa años. Además del espacio espiritual, la entidad pretende acondicionar el templo como centro intercultural y destinar el inmueble anexo -antiguas escuelas y vivienda del párroco- a una residencia para intercambios culturales, aulas y locales de uso diverso.

El proyecto, uno de los más ambiciosos que llevará a cabo en España la comunidad rumana, comenzó a gestarse hace tres años, pero la magnitud de la inversión prevista dificultó la operación. Dicu Nichifor admitió que ha sido una decisión muy meditada, pero al final se optó por aceptar este "reto de la vida por el apoyo del Ayuntamiento turolense, de la comunidad rumana y de muchas otras personas".

Según el acuerdo firmado ayer, la restauración de la iglesia se deberá acometer en el plazo máximo de diez años, un periodo que el sacerdote ortodoxo espera cumplir sin problemas. Donaciones ya prometidas tanto por rumanos como por españoles, así como la posibilidad de poder acceder a algunas subvenciones procedentes de los fondos de la Unión Europea, son algunos de los medios que, a juicio de Octavian, respaldan este proyecto.

Por etapas

"El trabajo se va a realizar por etapas, en función de las ayudas que obtengamos, y lo primero que se acometerá es la redacción del proyecto, y después una intervención en el tejado, lo más urgente", señalaba el sacerdote.

Los servicios técnicos del Ayuntamiento, que realizaron un estudio previo sobre el estado de conservación de la iglesia, han valorado en 480.000 euros la rehabilitación de este edificio, al que calificaron de ruinoso. No obstante, el presidente de la Asociación Nichifor, considera que toda la intervención, incluido el centro cultural y la residencia, puede ascender a un millón de euros.

Dicu Nichifor sostiene que el proyecto es "una inmejorable forma de integración", ya que, según aseguró, el centro estará abierto a todas las personas, "inmigrantes o españoles". Atenderá las necesidades espirituales de unos 5.000 rumanos residentes en la provincia de Teruel y en localidades vecinas de Valencia y Guadalajara. Solo en la capital hay 1.500 personas de esta nacionalidad.

El alcalde de Teruel, Miguel Ferrer, considera que esta es una oportunidad única para evitar una mayor degradación de la iglesia de San Miguel, adquirida por el Ayuntamiento en el año 2002 y desde entonces sin uso alguno. "Somos conscientes -dijo- del gran esfuerzo que supondrá para la asociación recuperar este templo para dedicarlo al culto cristiano ortodoxo".

La comunidad rumana se mostraba ayer entusiasmada con el proyecto. Corina Serban, que lleva 7 años en Teruel, señalaba que la iglesia puede ser un recurso turístico más para la ciudad, ya que en España no hay templos "de puro estilo bizantino, como retablos muy decorados con pan de oro". Además de donativos, la comunidad rumana aportará su propio esfuerzo. Muchos de sus miembros son constructores y están dispuestos a participar en las obras con sus propios conocimientos.

 

 

 

 

 
 

OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 4
44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org